Página Principal > Relaciones Bilaterales
Comunicado de la Embajada de la República Popular China en la República de Ecuador(2020-05-01)

  Con respecto a la carta firmada por el Presidente del Partido Socialista Ecuatoriano (PSE), Sr. Enrique Ayala Mora, y la Secretaria Ejecutiva Nacional del PSE, Sra. Marcela Arellano Villa, titulada "Enjuiciamos a China por daños causados por la COVID-19"del 28 de abril, aclaramos lo siguiente: 
  La epidemia de COVID-19 es el mayor desafío a la humanidad después de la segunda guerra mundial que ha causado daños severos a todos los países del mundo incluidos China y Ecuador. Frente al momento crucial de la batalla contra el virus, todos los países deben abandonar las disputas ideológicas y geopolíticas para enfrentar conjuntamente al enemigo común que es la COVID-19. Desafortunadamente, ahora algunos políticos han politizado gravemente el tema de la epidemia. Y dicha carta abierta sin fundamento que llama al juicio a China en realidad es incitar al nacionalismo y odio contra los chinos. La parte china expresa un fuerte rechazo a dicho acto. 
  Después de la aparición del brote, China adoptó rápidamente las medidas más completas, estrictas y exhaustivas de control y tratamiento. China ha sufrido mucho y experimentado la fase de dificultades enormes en los últimos meses, pero siempre ha tomado salvar vidas como la máxima prioridad, poniendo en el primer lugar la salud y la seguridad del pueblo. No ahorramos esfuerzos ni recursos para salvar vidas. Hasta el momento, en China la tasa de curación es el 93,5%, y la tasa de mortalidad es 5.6%. En Wuhan, por ejemplo, se curaron más de 10 pacientes con mayores de 100 años infectados por la COVID-19. 
  China ha sido abierta, transparente y responsable en su respuesta en contra de la COVID-19. No cubrimos nada sobre la pandemia ni retrasamos ningún esfuerzo. Ya hemos publicado el cronograma de cómo hemos compartido la información sobre la COVID-19. Se debería destacar tres puntos de tiempo importantes: Primero, el 30 de diciembre del 2019, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan emitió un "aviso urgente sobre el tratamiento de la neumonía de causa desconocida". 4 días después, China inició el mecanismo de notificar periódicamente los datos sobre la COVID-19 a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a los países relevantes, incluido EE.UU.. 
  El segundo fue el 12 de enero. China compartió oportunamente con el mundo la secuencia genética del coronavirus, que ha sido fundamental para el diagnóstico, el tratamiento y el desarrollo de vacunas en los países relevantes. 
  El tercero fue el 23 de enero. Pusimos a Wuhan, una ciudad como núcleo de transporte nacional con más de 11 millones de habitantes y la superficie equivalente a Azuay en bloqueo para poner la línea defensiva crucial contra el virus. 
  En cuanto a la respuesta de China a la COVID-19, invitamos a una misión conjunta de expertos dirigida por la OMS para una visita de campo a diferentes lugares de China. En su informe exhaustivo se reconoce plenamente los esfuerzos de respuesta de China. Las cartas firmadas respectivamente por el Presidente de Ecuador Lenín Moreno y el Canciller José Valencia dirigidas a sus homólogos chinos han evaluado altamente los esfuerzos antiepidémicos y la transparencia de China, quien ha sido abierta, transparente, de buena fe y veraz al respecto de la divulgación de datos, insistiendo en los principios de responsabilidad con la historia, con el pueblo y con las vidas perdidas por COVID-19, lo que hemos hecho puede soportar el escrutinio. 
  China no sólo se ha convertido en el primer país en someter a la epidemia bajo efectivo control, sino también ha superado sus propias dificultades para ayudar a otros países con el brote. Hasta el 12 de abril, hemos celebrado 83 videoconferencias con expertos sanitarios de 153 países compartiendo sin reserva las experiencias de control y tratamiento con todos los países, donado 50 millones de dólares a la OMS, enviado y está enviando materiales sanitarios más necesitados a más de 140 países y organizaciones internacionales; hasta el 28 de abril, hemos enviado 18 equipos médicos a 16 países. Además, hemos ofrecido facilidades para muchos países y organizaciones internacionales para hacer adquisición comercial de materiales contra el virus en China. 
  En dicha carta se reconoce que aún no está claro el origen del virus, y eso corresponde a la realidad. Pero acusar responsable a China por la propagación de la COVID-19, o incluso exigir compensación por China, es una farsa política absurda que no tiene razón ni base legal. No existe ninguna ley internacional que respalde culpar a un país simplemente por ser el primero en reportar una enfermedad. Tampoco la historia ofrece ningún precedente. En segundo lugar, va en contra del sentido común. China fue uno de los países afectados por la primera ola de la COVID-19 y ha sufrido enormes pérdidas y hecho grandes sacrificios para frenar el virus. Hemos acumulado experiencias importantes, ganado tiempo valioso y hecho una gran contribución para la batalla mundial contra el virus. Lo que China merece es un reconocimiento justo, no una acusación infundada. El juego de echar la culpa no encuentra apoyo del pueblo ni se saldrá con la suya. 
  Una de las virtudes del pueblo chino es saber agradecer. Cuando China estaba en su momento difícil de combatir contra la epidemia, el gobierno y el pueblo ecuatorianos manifestaron su solidaridad y apoyo, por lo cual China está agradecida. Desde que el brote estalló en Ecuador, China ha sido el primer país que ha brindado ayuda a este país andino. Actualmente, los gobiernos de diferentes niveles, empresas, y grupos cívicos de China incluido la comunidad china en Ecuador, están tomando acciones activamente, entre ellas, han donado varios lotes de materiales médicos y sanitarios, compartido experiencias en prevención, control y tratamiento de la epidemia, y también ofrecido apoyo y facilitación a la parte ecuatoriana para hacer compras de los insumos médicos en China. En el futuro, China seguirá contribuyendo sus esfuerzas dentro del alcance de su capacidad para la lucha contra el virus y apoyar a los sectores vulnerables de Ecuador. 

  Sabemos que las palabras lanzadas por algunas pocas personas con fundamento de interés político personal y prejuicio ciego nunca pueden representar al PSE, la fuerza política tradicional con más larga historia de Ecuador y amigo de China, ni mucho menos al fraterno pueblo ecuatoriano. Tal como han manifestado la Asambleísta Silvia Salgado, la Juventud Socialista del Ecuador entre otros personajes y sectores importantes dentro de este Partido, dicha carta no puede representar la posición del PSE, apelando "¡Más solidaridad, menos ridículo y miseria!" Cualquiera palabra o acción que intente estigmatizar o politizar los esfuerzos antiepidémicos de China y de su cooperación internacional sólo profundizará el prejuicio, incitará la confrontación, dañará el ambiente de cooperación conjunta entre todos los países y reducirá la efectividad del combate contra el virus. Esperamos que esas personas puedan tomar la batalla antiepidémica como énfasis, parar la politización del brote, y hacer contribuciones que beneficien al combate contra el virus en Ecuador y en otros latitudes del mundo. Sólo con solidadridad y cooperación podremos lograr ganar-ganar y vencer al enemigo común que es el virus mismo.

Para sus Amigos
  Imprimir